DIPUTADA ANA MARÍA GAZMURI (D12) PARTICIPA EN EL ANUNCIO DE UN PROYECTO DE LEY QUE BENEFICA A LAS MUJERES FUTBOLISTAS DEL CAMPEONATO NACIONAL FEMENINO DE FÚTBOL.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

La Diputada Ana María Gazmuri (D12) junto a un grupo de parlamentarias anunciaron en un punto de prensa en la Cámara de Diputadas y Diputados, la aprobación de un proyecto de ley que será un hito histórico para el desarrollo del fútbol femenino en el país.

El proyecto de ley aprobado exige la celebración de un contrato entre las sociedades anónimas deportivas profesionales y las deportistas que sean parte del Campeonato Nacional Femenino de Fútbol.

En dicha oportunidad, la Diputada Gazmuri (D12) manifestó su alegría por la aprobación de este proyecto, donde 143 diputados votaron a favor de la moción que obliga a los clubes a entregarle condiciones laborales decentes a las futbolistas y celebrar contratos laborales.

Así señaló que “hoy aprobamos en la Cámara de Diputadas y Diputados, un proyecto de ley que exige la celebración de un contrato entre las sociedades anónimas deportivas profesionales y las deportistas que sean parte del Campeonato Nacional Femenino de Fútbol. ¡El fútbol femenino será profesional en Chile!”

El primer artículo señala que la ley entrará en vigor seis meses después de su promulgación en el Diario Oficial. Las instituciones tienen un año calendario para contratar al menos al 50% de las jugadoras que componen su primer equipo. Luego, al segundo año, el 75% de las futbolistas deben firmar contrato. Al tercer año, en tanto, es el 100%.

Todos aquellos clubes que participen de competiciones oficiales de carácter nacional en categoría adulta, en el plazo de tres años a contar de la fecha de entrada en vigor de la presente ley deberán contratar a sus jugadoras, o sea, los que estén en Primera División y en el Ascenso femenino.

Este proyecto busca reducir las desigualdades estructurales de género en las carreras de las futbolistas, que, en palabras simples, conlleva la exigencia de firma de contratos de trabajo entre las sociedades anónimas deportivas profesionales y sus jugadoras.